H. Matamoros, Tamps., 30 de Agosto del 2014
Dólar Compra: Venta:
Revolución en La Laguna

Los abuelos de los laguneros vivieron en carne propia escenas de la Revolución Mexicana. Escucharon al General Villa decir: "Vámonos, mis muchachos" después de explicar que el levantamiento de armas era necesario en la lucha contra la pobreza del pueblo. Casi en cada esquina de La Comarca Lagunera se recuerdan momentos de este hecho histórico que cambió el rumbo de México. Y, una de las maneras más auténticas de celebrar este episodio de la vida del País es recorrer, de la mano de sus habitantes, algunos sitios cargados de fuerza revolucionaria. Además, los visitantes suelen agasajarse con los deliciosos quesos que se producen en la región.

Aunque políticamente los municipios de esta región no conforman un estado, los 11 de Durango y cinco de Coahuila se han unido bajo el mismo nombre: El de Comarca Lagunera, para convertirse en una de las zonas económicamente más poderosas del País.
Los municipios principales de la región son Torreón, Lerdo y Gómez Palacio, justo los tres sitios que comprende este recorrido revolucionario.

Viaje por la historia

El regreso al pasado comienza en Torreón, en el Museo de la Revolución, localizado en la casona de la esquina de las calles Lerdo de Tejada y Gregorio A. García. La historia se va relatando de manera clara y dinámica al recorrer sus salas, donde se expone armamento utilizado en la época revolucionaria, monedas antiguas, imágenes del archivo histórico, fotografías y documentos originales.

La segunda parada se realiza en la hacienda de La Loma, en Lerdo, Durango. Antes era conocida como la hacienda de la Santísima Trinidad de la Labor de España y en ella se producía algodón.
Este lugar fue testigo de las juntas de organización de las fuerzas revolucionarias. Aquí, Villa fue nombrado líder, y entre sus muros se formó la famosa División del Norte, en octubre de 1913.
Hoy es un museo comunitario que expone la forma de vida durante la Revolución. El recorrido se realiza a través de secciones ambientadas con pinturas murales que representan episodios relacionados con esa época, la lucha armada, el sistema de la tienda de raya y la incursión de Pancho Villa.

El último punto del recorrido es el Cerro de la Pila, en Gómez Palacio. El lugar fue escenario de uno de los encuentros más sangrientos entre federales y revolucionarios en 1914 y una de las trincheras estratégicas para el avance de las fuerzas revolucionarias.

Actualmente, este sitio histórico es un mirador desde el que la estatua de Villa, con su caballo, vigila la región lagunera.

Después de haber revivido paso a paso la historia de la Revolución es hora de dejarse consentir con las delicias de la zona. El restaurante La Majada, en el boulevard Independencia, sirve cabrito al pastor, nadie debe perdérselo. Los quesos también son protagónicos de la cocina local y, al probarlos, cualquiera concuerda con el dicho popular de que: "Como la Laguna, ninguna".

Vacas contentas

A los laguneros los distingue el trabajo y la carga de esperanza que llevan a cuestas. Hablar de La Comarca Lagunera es hablar de Chilchota, la fábrica de quesos que deleita con su sabor a gran parte de la población mexicana.

En el establo de Chilchota, 15 mil vacas perfectamente cuidadas y consentidas producen 400 mil litros de leche cada día que se convierten en 56 mil toneladas de quesos al año.

Si quieres mirar de cerca cómo esta empresa cuida a las vacas en el establo y cómo se producen las distintas variedades de queso, reserva tu lugar escribiendo al siguiente correo: aortiz@gcya.net.
Y, cuando estés de visita y desees llevarte contigo diversas variedades no dejes de pasar por la Casa del Queso en Lerdo de Tejada y Periférico sin número.

www.chilchota.com