H. Matamoros, Tamps., 19 de Septiembre del 2014
Dólar Compra: $12.70 Venta: $13.45
Puente Río Bravo-Donna

Notimex

Río Bravo, Tam.- El cruce internacional que unirá las ciudades de Río Bravo y Donna, Texas, podrá entrar en operaciones en octubre próximo, tras dos años de construcción y una inversión de 45 millones de dólares por el lado estadounidense y 300 millones de pesos por el mexicano.
El secretario de Desarrollo Económico y del Empleo estatal, Alfredo González Fernández, informó que la construcción de lo que será el puente internacional número 17 entre Texas y Tamaulipas está prácticamente terminado.
Dijo que para poder ponerlo en operación, se requiere no sólo la conclusión del puente internacional por ambos lados de la frontera, sino también de las 11 dependencias federales que laborarán en el área aledaña a este cruce.

Avance superior al 90%
Alfredo González refirió que la obra de construcción lleva un avance superior al 90 por ciento, pero que para la puesta en marcha de este nuevo cruce se requiere de las instalaciones de las dependencias federales que ahí laborarán.
Entre estas, del Instituto Nacional de Migración (INM), Banjército, Aduana, Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE), entre otras, estén terminadas.
"Lo que más interesa es que avancen el puerto fronterizo que está integrado por diversas dependencias federales, ya que el puente internacional lleva un avance importante, pero también se requiere de otros accesos carreteros", dijo.
Mencionó que la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) también tendrá que hacer algunas licitaciones para la construcción del entronque de acceso de las carreteras Reynosa-Matamoros, a fin de facilitar el acceso a este nuevo cruce internacional.
Destacó que durante el presente año, Tamaulipas, y específicamente la zona conurbada de Reynosa-Río Bravo, contará con dos cruces internacionales más, pues el puente "Anzaldúas" que une esta localidad con Mission, Texas, fue inaugurado el pasado 11 de enero y el Río Bravo-Donna será inaugurado el próximo de octubre.
Dijo que el puente tendrá una longitud de 4.87 kilómetros de lado mexicano y se destinará para uso de tráfico ligero y de mercancías.
El funcionario estatal mencionó que el acceso al puerto fronterizo Río Bravo será a través de la brecha 112, pasando por el ejido La Reforma, zona que también se está transformando, pues así lo marca el proyecto.
Apuntó que, de acuerdo al proyecto original, se desprende que este nuevo cruce internacional constará de un puente de concreto armado de poco más de 300 metros lineales, 152 metros de lado mexicano y otros 152 metros de lado de Texas.